cicloturismo mujeres cambios bicicleta preparar

CÓMO PREPARAR UNA BICICLETA PARA VIAJAR

En esta nueva entrada os queremos contar cómo adaptamos nuestras bicicletas para viajar. También os explicaremos en qué nos hemos basado para realizar esos cambios.

Cuando compramos nuestras actuales bicicletas no lo hicimos con la perspectiva de viajar . Más que nada las compramos para ir a trabajar, hacer recados, la compra, etc. En definitiva, un uso “doméstico”. Así que elegimos unas bicicletas de trekking, con el cuadro de aluminio. Unas bicicletas ideales para hacer rutas de un día, dar paseos por el campo y bajar a la ciudad.

Pero cuando comenzamos a usar las bicicletas para hacer viajes de varios días nos dimos cuenta de que teníamos que modificar algunas cosas si queríamos hacer viajes más largos. Necesitábamos más comodidad y, sobre todo, poder subir por ciertas pendientes llevando la bicicleta con las alforjas muy cargadas. Normalmente llevamos unos 40 kg de peso, además del peso de las bicis, y también están Lola (12 kg) y Pancho (20 kg). Así que os vamos a contar cómo preparamos nosotras unas bicicletas bastante sencillas para poder viajar en ellas.

Nosotras no somos expertas en mecánica de bicis, ni teníamos mucha idea de todo lo que rodea al mundo del cicloturismo. Para aprender de todo esto, vamos siempre que podemos al TALLER AUTOGESTIONADO de la asociación MURCIA EN BICI, que organizan todos los miércoles. Sin su ayuda, no hubiéramos podido hacer todos estos cambios, y sin sus consejos no hubiéramos aprendido todo lo que por ahora sabemos.

CAMBIOS BÁSICOS EN LA BICI PARA COMENZAR A VIAJAR

EL MANILLAR DE LA BICICLETA

El manillar que venía de serie en nuestras bicicletas era plano, como los que traen las bicicletas de montaña.

Después de los primeros kilómetros del primer viaje de una semana comenzamos a notar dolor en el cuello, espalda, manos y muñecas. Por ello decidimos cambiar el manillar plano por un MANILLAR DE MARIPOSA.

Manillar de mariposa

Este es el manillar para cicloturismo por excelencia en Europa. A pesar de esto, no sabemos por qué las grandes marcas europeas de bicis no incorporan esta variante de manillar en sus modelos de cicloturismo.

Una de las mejores cosas que tiene el manillar de mariposa es que es MULTIPOSICIÓN. Esto quiere decir que nos da la posibilidad de cambiar la posición de las manos de muchas maneras. De esta forma podremos ir variando de postura y así evitar dolores musculares, adormecimiento y cansancio… O por lo menos lo reduce bastante.

Por el contrario, una desventaja de este manillar es que se pierde cierta maniobrabilidad, algo que para el tipo de cicloturismo que practicamos no es tan importante.

Una vez instalado el manillar, faltaba “vestirlo” para hacerlo cómodo y, por qué no, bonito. Para ello usamos en una bicicleta una esponja de espuma y en la otra bicicleta una cinta de gel. Las dos absorben un poco las vibraciones y las dos tienen un agarre suave. El hecho de elegir una u otra opción fue únicamente cuestión de gustos.

Junto con el manillar de mariposa, introdujimos un elemento que se hizo muy útil para mejorar nuestra postura encima de la bici:

LA POTENCIA REGULABLE

La potencia es la pieza que une el manillar a la horquilla a través del tubo de dirección del cuadro, para que podamos mover la rueda.

Potencia regulable

Sin entrar en cuestiones técnicas ni mecánicas, podríamos dividir las potencias en:

  • Roscadas (en bicicletas antiguas)
  • No roscadas (como la nuestra)
  • De montaje directo
  • Integradas

Actualmente la mayoría de bicicletas traen de serie potencias no roscadas. Pero estas potencias, normalmente, son fijas, es decir, no se puede regular ni la altura ni la distancia a la que queda el manillar.

Por esto, al cambiar a una potencia regulable como la nuestra podemos regular dos parámetros: altura y distancia con respecto al sillín.

Dentro del tubo de la horquilla, donde va insertada la potencia, les incorporamos también unos espaciadores. Se trata de unos aros metálicos que sirven para elevar un poco más el conjunto.

Para ajustar la potencia y el manillar hasta tenerlo de la manera más cómoda para viajar, tuvimos que ir probando diferentes posiciones y alturas, así como la posición del manillar, hasta dar con el juego más adecuado.

LAS CUBIERTAS DE LAS RUEDAS

Tras innumerables pinchazos y algún reventón, lo siguiente que nos planteamos cambiar fueron las cubiertas.

Cubiertas Schwalbe Marathon Plus Tour

Nosotras, de nuevo sin entrar en detalles técnicos, nos decantamos por unas Schwalbe Marathon Plus Tour. Nos las habían recomendado muchxs cicloviajerxs en persona. Tras investigar por la red qué tipo de cubiertas se usaban en el mundo del cicloturismo, sólo nos faltó encontrar una oferta muy buena por internet para terminar de decidirnos.

LOS DESARROLLOS DE LA BICICLETA

Uno de los cambios que nos ha reportado mayor satisfacción es el cambio de los desarrollos de las bicicletas.

CAMBIOS DELANTEROS

La mayoría de bicicletas enfocadas al cicloturismo vienen de serie con un conjunto de tres platos delante (es decir, un triplato). Este conjunto normalmente es de 48-38-28, de 48-36-26 o similar. ¿Qué significan estos números? Cada cifra representa un plato (un disco metálico con dientes en el borde exterior, donde va encajada la cadena), indicándonos el número de dientes que tiene cada uno (48-38-28 serían 3 platos, unos con 48 dientes, otro con 38 dientes y el más pequeño con 28 dientes). Cuantos más dientes, más grande es el plato, más fuerza hay que ejercer para mover la rueda y más distancia se recorre por cada vuelta de rueda completa. También existe la opción de tener 2 platos,biplato o uno solo, monoplato.

CAMBIOS TRASEROS

En la rueda trasera de la bicicleta se encuentran los piñones, que vienen a ser lo mismo que los platos, aunque normalmente de un tamaño menor. Los piñones vienen agrupados en cassettes, puede haber cassettes de 8, 9, 10, 11 o 12 piñones (o velocidades), entre otros. Al igual que los platos, a los piñones se les denomina según su número de dientes. Puede haber cassettes de, por ejemplo, 12-34 (el piñón más pequeño tiene 12 dientes y el más grande 34, y los piñones intermedios van progresivamente creciendo en número de dientes). Las bicicletas de cicloturismo suelen llevar de serie cassettes de 9 velocidades de 11-34 o de 11-36.

En el caso de los piñones, la fuerza que se ejerce actúa de forma inversa a la de los platos. Esto significa que, a mayor número de dientes, menor es la fuerza que tenemos que hacer, pero menor es el desplazamiento por cada vuelta completa de la rueda. Y a menor número de dientes, mayor fuerza y mayor desplazamiento.

Después de esta pequeña introducción, vamos a la parte práctica.

La configuración con la que venían nuestras bicicletas de serie era la siguiente:

Triplato 48-38-28

Cassete 8 piñones 11-34

Triplato 42-32-22

Por lo que la marcha más corta, o más blanda (esa con la que podríamos subir cumbres montañosas) se quedaría en plato 28 – piñón 34.

Quizá esta combinación para una persona muy entrenada le resulte más que suficiente, para nosotras, desde luego, no. Al llevar tanto peso (con Pancho incluido 60 kg) necesitábamos suavizar esos desarrollos.

Buscábamos una combinación que, por lo menos, tuviera 10 piñones. El problema era que eso suponía cambiar todo el conjunto del cambio trasero: cassette, desviador, maneta de cambio, etc. y se encarecía mucho.

Así que, tras consultarlo y meditarlo, decidimos cambiar los desarrollos delanteros. Pusimos un conjunto de 3 platos de 42-32-22.

Cuando llegamos a una pendiente del 15% nos seguimos bajando de la bici… Pero sólo con ese cambio en los platos, las cuestas hacia arriba se nos hacen mucho más agradables.

PORTABULTOS DELANTERO

Esto, más que un cambio en sí, es un añadido. Le pusimos a la horquilla un portabultos universal, ya que al ser una horquilla con suspensión no tiene ojales, y no valía cualquier portabultos.

Portabultos delantero

En realidad, la horquilla con suspensión no es la mejor opción para llevar alforjas delante. Pero cambiar la horquilla suponía una inversión más grande, así que optamos por este portabultos, que va sujeto a la horquilla por medio de unas abrazaderas de metal.

PORTABIDONES

Llevar agua cuando estás haciendo un viaje en bicicleta es primordial, y si no tienes dónde almacenarla se complica un poco la historia.

Portabidones adicional

Nuestros cuadros no traían ojales para portabidones extra, así que ¡VIVAN LAS BRIDAS!

Y estos son los cambios que les hemos hecho a nuestras bicicletas, con esto, o incluso sin esto, puedes viajar en bicicleta, solo tienes que salir!

Lo que os hemos contado aquí está basado en nuestra experiencia y en la paciencia de nuestros profesores del TALLER AUTOGESTIONADO de MURCIA EN BICI... ¡Mil gracias!

Esperamos que os haya sido útil este artículo y, sobre todo, ¡que salgáis a viajar en bici!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *